viernes, 3 de septiembre de 2010

Una fuga a través de la existencia
mil cuerpos para no morir.
(Miguel Ángel Bustos)

Olvida.
Volveremos a amar contra la muerte.
(Miguel Ángel Bustos)


Le dijimos al amor: ¡vuela, pronto te quitaremos las plumas!
Pasamos años, horas, sin mirarlo, confiados, lo haría. Creció nuestro árbol, los otoños se llevaron el calor de las hojas y en invierno nevó, un invierno nevó. Era hora.
Desplumamos el amor sin avisarle, como quien recibe la espalda que le dan. Arrancábamos cabitos blancos, pelitos negros manchados de sangre, bordes de ala tibia tironeamos. Cada quien tiene su tarea, pero no cualquiera desnuda al amor sin moverlo de su lugar como nosotros, maestros de nuestro arte.
Cuando finalmente cayó retorciéndose de dolor notamos que había una sola huella bajo cada pie. Había estado siempre ahí. Nunca voló, nunca.
Creíamos tan firmemente que era el momento adecuado, que no nos apurábamos...

2 comentarios:

FeraXion dijo...

vos queres decir que era un amor a primera vista y en eso quedo, creo, por otro lado me parecio tierna la descripción de la inmolación. muy bien elegidas las palabras.

franco dijo...

No lo había pensado por ese lado. Las lecturas enriquecen.
Gracias por la pasada!

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.