domingo, 26 de septiembre de 2010

Para eso hay consuelo, pero no lo quiero. Prefiero cerrar esa pérdida con un dolor. Mirar ese momento en retrospectiva y decir Ah, ya te lloré; y punto. Tirar un horizonte a la basura y comprar otro límite a un traficante.

1 comentarios:

maria maria dijo...

Siempre caminar, siempre... aunque a veces cueste tanto ese giro de talones...

Me ha gustado mucho.

Un saludo.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.