martes, 27 de julio de 2010

Contra el calor que el cuchillo tomaba, clavado en su cuerpo, gritó, con la frente en alto y la sangre afuera:
-Sea, pero tu frialdad no salió ilesa. Desde hoy me sumo a quienes desde abajo empujan cada brote hacia arriba.






Fue inevitable escribirlo después de leer esto.

2 comentarios:

Alu dijo...

Magnífico texto, me alegro de haber descubierto tu blog :)

franco dijo...

Muchas gracias. Me alegra que tu paso por acá te deje alegre.
Un abrazo

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.