jueves, 27 de mayo de 2010

Alguien me mira a través de mis ojos y grita con mi voz en la puerta de entrada a mis oídos. Quiero tocarlo y siento que me toco. Me toca y siento que muero, que recuerdo. Doy el primer paso: le hablo, son mis palabras las que escucho y a la vez lo que no entiendo. ¿Es la primera vez que esto me pasa, que esto me pasa, que esto me pasa? Hago lugar con las manos entre cada intento de paz, es decir acomodo la almohada silenciosa que protege los términos de romperse entre sí, me acuesto con un presentimiento de ya saber lo que sucede.

7 comentarios:

ephemere dijo...

:)

V a v o dijo...

Esto es tan tuyo que me encanta!

Saludos.

franco dijo...

¿Será?

Glenda dijo...

Será de tantos Francos que piensan de manera distintas pero tienen un punto de enlace que los une.
Pero bello, esto me parece bello.

Un abrazo grande!

franco dijo...

Muchas gracias.
Otro abrazo para vos, Glenda.

uN hOmbre dijo...

es que he llegado aqui, a ti, en esta busqueda, y las energias que escribes me llaman, pero lejos estas de ser tu quien yo busco tal vez
esto que me pasa, esto que me pasa?

saludo a tantos escritos de francos escribiendose

franco dijo...

Claro que sí. A mí ya me encontraste, a quien buscas es a tí.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.