sábado, 1 de mayo de 2010

La dirección en la que rebota una piedra tirada contra un mar de lágrimas es totalmente impredecible.

11 comentarios:

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Se terminan las categorías y los juicios, se desnuda el alma consigo misma.

Los mares de lágrimas despiertan las mas contradictorias situaciones.
Nunca ver llorar nos es indiferente.

Siempre reaccionamos, hasta contra nosotros mismos, si fuéramos los espectadores.

Cíclopa dijo...

Y el que se mira en el reflejo, tambièn

franco dijo...

Con ésta canción también.
Creo que el peligro que veo en la indeterminación de la dirección de la piedra tiene que ver con el llanto solamente, y que la piedra es una variable totalmente reemplazable por otra cosa. Es el miedo que se abre cuando se toma conciencia plena de que hay cosas que hacen llorar. Me fui.

V a v o dijo...

el estupor ante el llanto hace que casi siempre lo ahondemos. (mira que ahondar es volverlo mas hondo, pero tambien, si quieres, es agarrarlo a hondasos.)

franco dijo...

Sí, el tema es que es una parte propia. Tirarse piedras tiene sus riesgos...

V a v o dijo...

¿parte propia y escencial di?. por eso decia que era un acto provocado por el estupor, por la torpeza. Igual siempre es dificil saber que hacer ante un mar, sea propio o ajeno de lagrimas o no.

franco dijo...

Cierto. Me está viniendo mucho a la cabeza Cioran... eso no puede ser muy saludable :P él dice algo como que si nunca sentiste que podías usar al mar como tu seudónimo, nunca habías estado realmente solo...

Ary dijo...

Lo predecible suele suceder de formas impredecibles.

V a v o dijo...

Hace poco anduve pensando algo parecido pero con el Viento. Que cuando un poeta personifica al/se personifica en el viento debe ser temporadas de soledad. Supongo que pasa lo mismo con el mar y con grandes fuerzas naturales tal vez por que al no encontrar projimo en quien tener espejo el hombre que siempre se busca en lo de fuera solo haya viento o mar o noche o cielo o niebla etc etc etc. Por otro lado, en cierta forma apoyando, Delgadillo canta: "Por eso el mar es el refugio de los tristes."

franco dijo...

Ary: sí, qué dilema. ¿Las formas son parte de lo que predecimos, y sin eso no lo predecimos estrictamente?

Vavo: vos me parece que tenés ganas de sentirte solo :P

Anónimo dijo...

No podría afirmar el valor del módulo ni las coordenadas exactas, pero seguramente sea un vector de tres componentes en i, j y k versor respectivamente. Para más información especifique la velocidad inicial con que fue lanzada la piedra =P.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.