sábado, 9 de enero de 2010

Cuando todo da muestras de ser irracional
-usted se aleja sin dar motivos,
yo pateo mi tutearle
y piérdase en su cielo,
recuerde, empero,
todo eso de las caídas-
es cuando me como las uñas
por si a un desierto se le antoja
meterse ahí, abajo.

3 comentarios:

Cíclopa dijo...

y ahí está, el desierto, que solo espera la llegada de alguna boca, para ser nombrado, de alguna manera.

franco dijo...

Por ahora desierto.

Glenda Priego dijo...

recordar las caídas.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.