sábado, 4 de octubre de 2008

Cuentan los ancianos que era tan frágil que cuado la nombraron desapareció...

3 comentarios:

Adrian Orellano dijo...

La imagino deshaciéndose en la boca de quien la pronunciara.

María dijo...

Pobre pequeño cuerpo, no pudo resistir la violencia de una palabra sola tratando de encerrarla toda.

Adrian Orellano dijo...

es que las palabras son re violentas...

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.