martes, 14 de octubre de 2008

y a un hombre lo encontraron muerto varias veces
(Juan Gelman)

Empecé pensando en una, luego en dos, en tres, y así sucesivamente, hasta concluir que la muerte no puede ser una sola.
Entonces, en un esfuerzo titánico, apilé un par de caminos y me dejé atropellar, varias veces a la vez.

5 comentarios:

Adrian Orellano dijo...

¡Esto es lo que más me ha encantado!
Creo que te superas día a día, sin desmerecer tus poemas anteriores que también me encantan.
Me hizo reír, pensar y sentir.
Talvez, en el momento de morir vengan varias muertes a pelearse por el alma, a lo que uno debe saber aprovechar la distracción y escapar por el limbo.
Creo a la muerte como una dama múltiple. Inclusive, por qué no, de muertes repetidas infinitas veces. O que cada vez que ese auto pasa tan cerca, uno en verdad no se salva, sino que continúa en una ilusión, luego de morir atropellado , y puede también morir dentro de la muerte otras veces más.
Quién dice que no es así…

Enredada dijo...

La muerte es tanta... es múltiple cada día, cada segundo.
La muerte no es solo no respirar, es también dejar de creer de a poquito, o de un tirón.
mil besos

María dijo...

Mal hiciste en apilar esos caminos. Ahora cualquier persona distraída que pasé por ahí morirá para siempre.
Típico error humano: pensar que lo que es bueno para uno es bueno para todos.
:P
Beso quis.

Adrian Orellano dijo...

"la muerte siendo un fenómeno tan difundido, no puede ser algo malo" el cuchi leguizamon.
El acto de morir sucede todo el tiempo e irónicamente solo mientras vivimos..

Pio dijo...

Impresionante, Franco.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.