sábado, 27 de diciembre de 2008

Esa mujer suspira y
me hace latir. Dice
que ella nada quiere*. Justamente
como yo que amo la nada
y a ella ahora que no la tengo
y como no sé si suspira
tengo dudas acerca del latir
del corazón propiamente aplastado,
o del encuentro que diría
tantas cosas, que me hace saber
que desconozco tantas cosas
por todo lo que me va a decir
cuando nos encontremos y ojalá
pase algo, por ejemplo, que ella suspire.

*decía ama en el borrador

7 comentarios:

mbb dijo...

la pucha che que buen poema. los primos anduvieron inspirados esta noche, diferentes motivos, diferentes resultados....

Carina dijo...

Yo suspiré.

franco dijo...

¿Quién serás, Carina, quién serás? Me gustaría que cualquier suspiro me hiciera latir, pero ando así como enamorado y estoy menospreciando al resto de la humanidad por eso... mis disculpas. ¿Tenés alguna dirección en la cual charlar de todas formas, o en la que pueda leerte yo así te empato?

mbb dijo...

jajajaja, encarador el pibe...

María dijo...

Jajaja, te venía a contar que Carina se enamoró de vos, y a darte su mail, pero veo que no necesitás mi ayuda.
Convencela de que nos venga a visitar en vacaciones ;)
Besos, Fran, muy bueno el poema.

Susana dijo...

lindo... ;)

Anónimo dijo...

Te tiró toodoooo lokoooooooooooooooooooooooooooooooooo!!! WAAAAA


VIR=)!!!!

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.