martes, 30 de diciembre de 2008

que la desesperación decida

tengo tu segundo nombre atragantado entre las pupilas
mil de mis miserias comentan cuánto es mi amor sin que nadie las escuche, son poetas
el tumor cerebral que tengo en el pecho crece a diferencia del pecho que ni se comprime de abrazos
mi cielo está nublado y no llueve nunca. lluevo yo y te saludo como si nada para que no veas mi cara
cara... cara... como si esta parva de músculos y huesos adornados de piel suicida fueran una cara
cuando camino con la luz en la espalda piso mi sombra como si pisara mi vida y la satisfacción que me genera es igual a la insatisfacción
tengo un montón de árboles acribillados, digo libros, que cuando me enamoro escuchan el goteo de sus significados y sentidos chocando contra el piso y la tierra que no los quiere absorber por ser feos como Sócrates
el miedo a la oscuridad fabrica lámparas
la carencia de este amor me fabrica a mí.

3 comentarios:

mbb dijo...

abstenerse de leer esto cuando llueve, de verdad puede afectaro a uno... el desamor saca tu lado mas bello primo...

Susana dijo...

"... la carencia de este amor me fabrica a mí."

ouch...

Anónimo dijo...

JA, es verdad! En este estado escribiss super! , me encantó!

PD: Puse acentos!!! jajajajajajjaJAJajJAjajAJjajAJjajjJAjajJAJjaja

Vir ! =)

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.