jueves, 12 de agosto de 2010

La poesía me pidió una tregua: ella no me obliga a escribirla y yo, a cambio, tengo que atravesar todos tus besos como un fantasma que es a la vez atravesado con la sombra invisible en alto. No es la primera ocasión en la que esto pasa, a veces nos dejamos de lado mutuamente, nos deslizamos cada uno por su prosa y la magia se vuelve al sombrero que, contra todo pronóstico, deviene en estuche de lápices o florero vacío. Es una quinta estación. Otoño, invierno, primavera, verano y rimbaudismo, el que altera el ciclo y viene cuando se le antoja "empuñando sus 17 años", como dijera Juan Gelman. Es un descanso, para todos. Y para los amigos. ¿Qué mejor que saber que ellos se disfrutan en manos de los grandes que prefieren en el tiempo en que podrían estarme dedicando a mí? Pero yo los extraño. El paso que doy al medio del espacio y los empujones que doy con los brazos para estar más cómodo ahí, adentro mío, me impide también leerlos y pierdo de alma cómo están, cómo manosean las emociones que los tocan.
La particularidad de esto es que cuando noto que sin saberlo había perdido la vecindad con el poema, es justo cuando vuelve, como un amor quisquilloso que estuviera esperando justo mi toma de conciencia para saltarme y asaltarme. Creo que volveré.

4 comentarios:

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

No deje de regresar camarada, con sus letras afiladas como dagas, con sus dedos de gatillo, con su pensar siempre a flor de piel.
Con su ironía como bandera, con sin-sutilezas como deslices, que siempre buscan para volver a perderse.
Saludos

franco dijo...

¡Muchas gracias, che!
Seguramente volveré, como el rocknrollennnenn...

María dijo...

estoy enojada con vos porque lo que escribís me repite, me supera, me anula y me contradice, es hermoso y es te odio.
chau.

franco dijo...

Me encanta lo exagerada que sos. Lo gracioso es que me parece que no has notado que bastante de mis exageraciones provienen de vos :) no dejás de ser mi mentora en esto.
"Es te odio" me hizo acordar a "yo te adiós", de Miguel Ángel Bustos.
Te mando un poema de Yo te adiós que es recontra vos.
"Lomo y voz"
Hola mi
amor
no te hagas mala sangre
hazte un mar de sangre natural.
Me dices que
bueno lloras
que con la boca aaaya
para colmo te vas quedando sin boca
por el lomo es feroz lo que puedes
hablar.
Hazme el favor
busca una boca simple
para besarme para mirarme
para cubrirme
si no puedes hola si no puedes por el
lomo
saldra tu voz.
Hola dónde
mi amor
no escucho tu lomo no escucho tu voz
hazte por dios un
cuerpo de sangre natural.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.