martes, 13 de abril de 2010

cual mi casa al jardín,
te siento sin mirarte
(Juan Ramón Jiménez)

-En el amor entre un sano y un loco, ¿importa quién es quién? -preguntó, hermosura enharinada en cuerpo, mientras abrazaba a quien parecía corresponderle, sin que nadie arriesgara cuál era cuál.
La multitud no honró al silencio, ni a nada, salpicadura de indiferencia en lienzo de arena mojada y partida por el caparazón de un caracol que ya no vive, sino hasta dos generaciones más tarde, cuando, ya tiernos, ya escultura de plástico arrepentido, comentaron la historia a las crías de sus crías que navegaban el piso como oruguitas.

8 comentarios:

V a v o dijo...

Y eso que el caracol nunca aprendió a rezar y su vista solo alcanza la hierba.

Anónimo dijo...

poné antitrasnochado en el buscador de taringa

franco dijo...

A veces suben a los árboles para morir elevados (?) Manera naturalista del rezo animal...

V a v o dijo...

"Subi al arbol mas alto que tiene la alameda y vi miles de ojos dentro de mis tinieblas"

Esto y lo del comentario anterior pertenecen a Garcia Lorca. (El Fede)

Pd: tb se encuentra en una cancion de Extremo, pero es de lorca.

franco dijo...

;) Larga vida a Extremoduro. De ellos justamente conocí a Marcos Ana. "No puedo seguir, escucho los pasos del funcionario."

cara con cielo dijo...

que bueno que tengo mala memoria para casi todo...
relei el texto y me lo entendi bien, pero no por el hecho de que sea complicado de entender, sino porque en la primera lectura en vez de sano lei sapo...


¿¿que es un sano primo??

cara con cielo dijo...

cuando dije lo de la memoria me referia a que no me acordaba del texto, por lo que decidi leerlo nuevamente...

franco dijo...

No es un texto científico como para que cada palabra tenga una definición clarísima. Son referencias a figuras ideales "sano" "loco". No jodas jaja

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.