sábado, 5 de diciembre de 2009

Me veo en el whisky, en una botella de la cual se puede sacar todo pero a la cual es imposible rellenar sin destruirle la boca. Me sirvo en un vaso y me trago.

10 comentarios:

Mechi.- dijo...

Para que insistir con una, si hay otras esperandote?

franco dijo...

No entendí, che. ¿Hay explicación?

Mechi.- dijo...

Perdon, tengo por costumbre no hablar muy claro... Me referia a la botella

franco dijo...

Ehmmm... no siempre hay otras.

matías dijo...

no siempre hay plata para otras....

franco dijo...

O te morís. Tal vez por esa botella, o por conseguir la siguiente.

Florencia dijo...

Ninguna botella es igual a otra; yo creo que de alguna manera todos sabes eso; de manera incociente, y con un temor irracional;
temor porque sabemos que ninguna botella es igual a otra.

matías dijo...

pero te juro que depende de cuantas botellas tomaste antes, las primeras tres siempre lucen iguales, despues ya les vas encontrando cosas diferentes hasta que dejas de mirarlas (notese que el proceso descripto tiende a repetirse indefinidamente mientras se tiene vista, o ganas de tomar)...

Florencia dijo...

Se puso en bolas francooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo



quiere tener mas comentarios en su blogquieretenermascomentariosensublog

franco dijo...

Pffff no llamo nada con mi miseria de cuerpo.
Además.. sería mejor conseguir otras cosas en lugar de comentarios.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.