jueves, 31 de julio de 2008

¿Por qué ese vendaje?
-pregunta alguien situado frente a mí-
¿Era necesaria esa venda?
-pregunta alguien situado frente a mí,
a otro alguien le pregunta-
¿Algo dice que era necesario?
-alguien devuelve una pregunta
con otra pregunta al primer alguien-

De este lado veo el color negro y nada más.
Mi mirada no es más que un dedo amputado
con el que podría quitar este vendaje.

2 comentarios:

Zametov dijo...

Éste puede ser el estilo de textos que prefiero. Los que hacen pensar o en este caso tocarse las vendas.O buscárselas.
No sólo dedicarnos a ser explotadores de nuestras vivencias. Creo que hay que estar atentos al genio. Aunque igual aplasta al resto de las cosas. No más teorías.

fmop dijo...

NO PIDO MUCHO


No pido mucho:
Poder hablar sin cambiar la voz
Caminar sin muletas
Hacer el amor sin que haya que pedir permiso
Escribir en un papel sin rayas.



O bien si parece demasiado:
Escribir sin tener que cambiar la voz
Caminar sin rayas
Hablar sin que haya que pedir permiso
hacer el amor sin muletas.



O bien si parece demasiado:
Hacer el amor sin cambiar la voz
Escribir sin muletas
Caminar sin que haya que pedir permiso
Hablar sin rayas.



O bien si parece demasiado


Miquel Martí i Pol

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.