lunes, 10 de enero de 2011

-No puedo torturarme poco -dijo mientras tomaba distancia con el martillo grueso con el que aplastaría el recuerdo que apuntaba como un clavo hacia su pecho triste.
 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.