domingo, 20 de junio de 2010

Si digo que mi alma quedó rota en más pedazos que mi cuerpo, no quiero decir con esto que sea más difícil de juntar; es que hago énfasis en que algunas partes se me fueron de la carne, y que ya no van a volver, que quedaron sembradas en algún lugar donde posiblemente florezcan y nadie las vea.

5 comentarios:

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Creo que lo importante es siempre dejar pedazos de uno, por todos lados.
Aunque sigamos viaje, aunque ya no pasemos por ahí, pero dejar la semilla y con ella, la posibilidad de florecer. Germinar es manifestarse, exteriorizarse. Salir al sol.

Todo esto lo digo, aunque en la escuela primaria nunca pude hacer con éxito un germinador de porotos. Saludos.

V a v o dijo...

Miercoles! me encanto el diseño de ahora!.

Si florecen Franco, ya te llegará el aroma.

franco dijo...

Valentín: ¿y de grande no intentaste germinar nada? :P

Vavo: justo venía pensando en eso del olfato. Qué atinado suplantando la vista de vez en cuando.

Espiroqueta dijo...

Pero qué belleza la capacidad de florecer! y qué dicha tu seguridad.

Que tengas un buen día.

franco dijo...

Muchas gracias por el augurio y la visita.
Buen día a vos también, y buenas noches, y un atardecer al menos decente.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.