domingo, 25 de octubre de 2009

hay varias clases de tristeza

una es ganar un premio
y después no animarme a mirarte

4 comentarios:

Gertrudis Jüng dijo...

Eso es tristeza también? Uff, me estoy desactualizando en el rubro. Pero de ser así, tendría que primer ganar un premio, después no querer mirar... and so on. ¿Cuántas otras tristezas más existirán por ahí sin que un poeta las atesore?

franco dijo...

Pufff. Toneladas.
Jajajajjajaj estoy tentado jajajaj
Creo que no tendrías que haber leído eso :P

Gertrudis Jüng dijo...

y yo creo que no te me tendrías que haber aparecido en uno de los sueños de mi siesta, ¿estamos a mano ahora?

franco dijo...

Vos tenés el psicoanalítico Jüng ahí, sabrás de sueños más que yo ajajja me volví a tentar jajajaj qué ocurrente este diálogo jajajajj
Enamoraste a mi vieja y mi hermanita :D

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.