domingo, 19 de abril de 2009

me voy a vestir de luto
es un día como cualquier otro
y dicen que el negro combina con todo

hay que ponerse una corbata de hielo
y acomodarse el cuello subsidiario
para darle la mano a alguien que vive de las casualidades

se puede respirar profundo mil incertidumbres
retenerlas en el pecho como si tuviera valor retenerlas
y expulsarlas por obligación del cuerpo que pide más

recomiendan tener el cuidado de atarse bien los cordones
porque pisar esa parte de las zapatillas de la existencia
hace caer al más ducho

haga sus tareas sin pensarse haciéndolas
ese convencimiento irreflexivo está remunerado para usted
para que no se quede sin comprar su ataúd

unos antes y otros después todos terminan durmiendo
tanto en este día de luto como en general
importe o no la poesía

1 comentarios:

Pio dijo...

El tiempo está después.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.