viernes, 22 de mayo de 2009

Dividir la sangre porque toda junta duele mucho
para encontrarse hecho pedazos

pedazos de sangre
viajando hacia abajo o bajando
en el día sin horas que se achica
como si estuviera sucio
manchado de tu mirada

tener toda la sangre propia en las manos
como mendigo con mucha comida
pero al revés es decir
como rico con mucha carencia
sintiendo que se enfría

decidir que la sangre no sigue camino con uno

dejarla quedarse con ella
que la sangre se quede con ella

acostarse a descansar
y levantarme ya sin que mi sombra se mueva
apareció el narrador en primera persona

4 comentarios:

María dijo...

Decir que sos mi poeta favorito sería ocultar que casi ya no leo poemas más que los tuyos.
Decir que sos mi poeta favorito de todo el tiempo del mundo sería olvidar que siempre olvido todo. hasta la belleza de las cosas.
Pero no decirlo sería pretender que aun recordando y aun leyendo miles (como vos hacés siempre) podrías no ser mi poeta preferido.

No entiendo para qué ponés palabras ajenas a los costaditos del blog. Para mancharlo, supongo. te encanta arruinar todo.

Beso cuis. Dolido porque dolés con fuerza, y uno no puede irse así nomás del cachetazo de tu palabra.

franco dijo...

Los comentarios de este poema y del anterior me dejaron muy contento.

Anónimo dijo...

Ay. Es hermoso.

Anónimo dijo...

Ay. Te amo.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.