lunes, 2 de marzo de 2009

en torno a tu boca no hubo cambios
entonces nadie se asombró
nunca pudiste cerrar la boca para dejar de ver
todo lo que ojalá hubieras podido dejar de ver

ahora/ donde sí pasaron tormentas
fue en la cara pero más arriba

entre las pestañas te salían dientes
hacías ruiditos para humedecer los ojos/ tenías
lloros peligrosos sí peligrosos

pensaron condenarte/ no entendían
que mordías con la mirada
que lo tuyo no contagiaría a nadie
que era un dolorcito nada más ser observado
por vos y nadie más/ no creo
que nunca les haya pasado algo así antes

la gente conjura y tu mirada muerde
pero no podés hacer nada contra todos los otros/
son tantos y vos tan poquita y encima no conjurás

cerrá los ojos hacé ruidito y despreocupate/ lo que pase
mientras dormís no importa

2 comentarios:

Pio dijo...

Saludo tu alma. Una reverencia.

Anónimo dijo...

Hermoso...

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.