martes, 23 de junio de 2009

a Victoria, no sé por qué,
o, a lo mejor, por haber ella escrito

"los días siguen siendo un invento

como el veneno
o su sonrisa."



No veo la masacre
(nunca tuve un beneficio
tal como ver una masacre)

Veo los muertos amontonarse
en mi cama,
tironeando las colchas cuando duermo,
preparando el desayuno caliente
todos los días

4 comentarios:

victoria dijo...

guau.
qué lindo.
qué gracias.

siempre es fantástico ser dedicada.
y dedicar, claro.
además
que el poema sea rasposo y suave
es un regalo.

 Juan Pablo Giusepponi dijo...

Enfermo, en un monoambiente, SOLO y con cuarenta grados de fiebre, yo también creí ver muertos tironeando las colchas. ¡No me dejaban dormir!

poeta agricultor dijo...

Muertos amontonados: nada más parecido a un partido de Racing.

conedulcorante dijo...

uy, jesús.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.