martes, 24 de junio de 2008

-¡Mozo!
-¿Sí, en qué puedo ayudarle?
-Cuénteme algo trágico, desgárreme, provoque mis ojos, atraiga mis lágrimas.
-Sólo soy un mozo. ¿Por qué haría algo así?
-Para sazonar este plato desabrido que me trajo, y que yo no pedí.

3 comentarios:

Deb dijo...

jajaja... a eso llamo yo cortar la vida con un poco de soda... Aplausos

mbb dijo...

cuanta ironia primin, muy bueno...

Anónimo dijo...

me cagó del gusto.. muy mucho.
ayelén el padre.

 

Copyright 2010 Con la yema de la lengua.

Theme by WordpressCenter.com.
Blogger Template by Beta Templates.